viernes, 25 de mayo de 2012

El Sacerdocio de Cristo


Los planes de Dios son maravillosos e inescrutables, nos asombra su sabiduría, su poder y su precisión para hacer las cosas.  En el libro de hebreos vemos acerca del sacrificio de Jesús por nosotros, explicado al detalle.
Como recordaran en libro de Génesis se nos habla de un tal Melquisedec (Génesis 14: 17-22), este hombre según la Biblia era Sacerdote y Rey de Salem, Abraham venia de una batalla y le entrego los diezmos a Melquisedec y este lo bendijo.
Algunos se preguntaran, ¿Qué trascendencia tiene esto, que importancia?, avancemos paso a paso y descubrámoslo

Mucho tiempo después de Abraham vendría Moisés y pasaría todo lo que sabemos, una vez en el desierto luego que Dios manda construir el tabernáculo, se dan las especificaciones acerca de los Sacerdotes y los sacrificios y de cómo ellos no podían entrar al Lugar Santísimo sino tan solo una vez al año y también como leemos en el libro de Levítico se nos habla de una serie de sacrificios que se debían de cumplir para que los pecados puedan ser perdonados, pero solo de manera temporal.

Este Sacerdocio era imperfecto pues los pecados solo eran perdonados temporalmente y se tenían que sacrificar animales una y otra vez, además la sangre derramada era de animales y no del Sacerdote, aparte de todo esto solo se podía entrar una sola vez al año al lugar santísimo y todo esto a traves del derramamiento de sangre.
Dios mismo instituyo estos sacrificios para poder grabar en la conciencia  de los hombres la convicción de su propia pecaminosidad y para que sea un cuadro perdurable de lo que habría de venir después… El sacrificio de Cristo.

Ahora bien Dios tiene todo fríamente calculado como diría alguien por allí es por eso que se instituyeron como vimos los sacrificios y el sacerdocio, eran una sombra de algo que habría de venir, si nos ponemos a pensar  en el sacerdocio y Cristo podemos decir que:

Ellos eran de la tribu de Levi, Cristo era de Judá, ellos eran muchos, Jesús era uno, ellos ofrecían sacrificios de animales, El se ofreció a sí mismo, ellos morían, El vive por siempre.
Además Cristo vino al mundo y vivió 33 años entre nosotros, sufrió tentaciones como nosotros pero nunca peco, por ello el sabe por lo que pasamos y nos puede ayudar, intercede por nosotros. 

 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido *tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. 16 Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.
Hebreos 4:15-16

Volviendo al tema de Melquisedec, vemos como dije la sabiduría de Dios, Dios puso a Melquisedec en el tiempo correcto, justo donde debería estar, lo hizo así para que sea una figura del Sacerdocio eterno de Cristo, pues al igual que Melquisedec que no se dice de donde venia y a quien Abraham le ofreció los diezmos, este Melquisedec era en algún sentido más grande que el Sacerdocio Levítico pues Abraham de quien descienden los Sacerdotes le dio el diezmo de todo. (Hebreos 7)

Como  vemos el Sacerdocio de Cristo es más parecido al de Melquisedec, además Cristo como vimos vino a dar su vida por nosotros y derramar su propia sangre una vez y para siempre, cuando Cristo murió el velo del templo se rasgo en dos indicando que gracias a su sacrificio podíamos tener entrada ante el Dios altísimo. Ya no necesitamos más sacrificios, Cristo con su sangre pago el precio y ahora podemos acercarnos a Dios, ¿no te parece maravilloso?

Nos convenía tener un sumo sacerdote así: santo, irreprochable, puro, apartado de los pecadores y exaltado sobre los cielos. 27 A diferencia de los otros sumos sacerdotes, él no tiene que ofrecer sacrificios día tras día, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque él ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo. 
Hebreos 7:26-27

22 De hecho, la ley exige que casi todo sea purificado con sangre, pues sin derramamiento de sangre no hay perdón. 
Hebreos 9:22

Cristo hizo esto por ti y por mí, lo hizo porque nos amaba, vino al mundo como siervo y siendo puro y sin mancha entre nosotros vivió y luego entrego su vida y murió en la cruz, pero resucito al tercer día, y todo lo hizo por amor.

Por eso, al entrar en el mundo, *Cristo dijo:
        «A ti no te complacen sacrificios ni ofrendas;
        en su lugar, me preparaste un cuerpo; 
no te agradaron ni holocaustos
        ni sacrificios por el pecado. 
Por eso dije: "Aquí me tienes
        —como el libro dice de mí—.
    He venido, oh Dios, a hacer tu voluntad."
Hebreos 10:5-7
Por último ahora que sabemos lo que Cristo hizo por nosotros y todo lo que sufrió y que aun ahora desde el cielo sigue intercediendo por nosotros, pues no menospreciemos su sacrificio y tratemos de vivir una vida de acuerdo a como El quiere que vivamos, pues Dios no tendrá por inocente a quien tomare en vano el sacrificio de Cristo.

Pero mi justo[g] vivirá por la fe.
    Y si se vuelve atrás,
   no será de mi agrado.»[
h] 
39 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su *vida.
Hebreos 10:38-39

Nunca olvidemos lo que Cristo hizo por nosotros y vivamos siempre agradecidos por su sacrificio y por su amor hacia nosotros (Filipenses 2:5-11)